domingo, 27 de diciembre de 2009

Sin alas. Leopoldo de Luis

Estas alas no vuelan: si las bato
desde la tierra azul de la esperanza
al aire dan su cálido arrebato,
pero la altura libre no se alcanza.

Son alas para el sueño solamente
y atrás dejan el cuerpo grave, oscuro.
Sus leves plumas no tienden el puente
que queremos tender hacia el futuro.

Barro y sangre las alas no remontan.
Las raíces no arrancan. Trozos vivos
de tierra tiran. Soledad afrontan.
La soledad les trae vientos esquivos.

Trozos vivos y múltiples raíces,
comunes trozos vivos de amargura.
Nadie se evade. No hay alas felices.
Manda la tierra y duele su espesura.

No nos sirven las alas. Pesan mucho
el hueso y el rencor. Andando vamos
con tesón y con llanto de serrucho
cortando plumas, cercenando ramos.

A pie sobre la tierra, sobre el suelo,
tendiendo puentes de sudor y pena.
Inútil que miremos hacia el cielo.
Jamás es nuestro ese batir de alas que suena.

Andando por la tierra que enraíza
nuestra unidad de ciegas soledades.
Con las manos manchadas de ceniza
y de luz, persiguiendo claridades.

A ras de sombra vamos ya sin alas,
ya en desalada, en desolada espera,
con un hacha de otoño y olvido haciendo talas
entre las ramas de la Primavera.



Leopoldo de Luis.

De la antología ``En las ruinas del cielo de los dioses´´
Ed. Poesía Hiperión.

viernes, 25 de diciembre de 2009

La próxima tarea

En el camino sin retorno, ni atajos
en la lluvia que anega los pies mojados.
Porque somos lo que construye el próximo mundo
que se abrirá en nuestra mirada y en la de nuestros hijos
porque nos supone una quieta negativa
al pedazo de tierra donde quieren que vivamos
pedazos de todos los colores y tamaños.
Y después
nada de lo que el hombre esperó en silencio, llegará,
sólo la invasión sin paliativos.


Abro las puertas de mi casa,
de las noches donde mi voz alcanza los sueños terrestres
de miles de soñantes,
es necesario reconocernos cuando salgamos de nuestros habitáculos,
que compartamos las paredes de un mismo seno
donde trabajar los pensamientos,
que nos harán hombres imposibles
para cualquier orden y desalojo.
Es necesario tomar partido en esta desviación
que sólo los mortales pueden asumir sin temor de comprometer su vida.

Elena Conchello.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

"Todo el mundo sale de la vida como si acabase de entrar en ella" Epicuro.

Pasa la hoja en blanco
no hay nada escrito
quisiera que el fundamento de cada letra
fuera un estallido directo en mis sienes,
fuera una hiancia entre la voz y el silencio.
Calculo el peso de esta caida
ninguna palabra vale para este cuerpo
si mis heridas sangran
y el canto es la única razón para caer desde hace siglos
y no darme cuenta por qué fue necesario.


Elena Conchello.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Sueño V

Tenía el miedo donde se coagulan los sueños antes de extinguirse
en la mentira de la sonrisa clara y el cuerpo aún amordazado.
Tenía miedo de la experiencia no llevada hasta el final del acto
y por eso, con las dudas del telón y el proscenio vacío
me quedé sentada, esperando,leyendo.

Entonces comprendí al músculo sin desplazamiento,
a la creación del personaje sin retenerlo.
La ecuación se trazaba perfecta sin mi consentimiento
sin saber que el salto,
era una extensa caida hacia la trayectoria.

Elena Conchello.

Cartas a un joven poeta. Rainer Maria Rilke

Tercera carta

Todo es gestar y luego parir. Dejar cumplirse toda impresión y todo germen de un sentir totalmente en sí, en lo oscuro, en lo indecible, en lo inconsciente, en lo inaccesible al propio entendimiento, y aguardar con honda humildad y paciencia la hora del descenso de una nueva claridad: esto es lo único que se llama vivir como artista, en la comprensión como en la creación.

No hay medida en el tiempo: no sirve un año, y diez años no son nada; ser artista quiere decir no calcular ni contar: madurar como el árbol, que no apremia a su savia, y se yergue confiado en las tormentas de primavera, sin miedo a que detrás pudiera no venir el verano. Pero viene sólo para los pacientes, que están ahí como si tuvieran por delante la eternidad, de tan despreocupadamente tranquilos y abiertos.

...(debe seguir siempre insconsciente, sin presentir sus mejores virtudes, si no quiere quitarles a éstas su soltura y su virginidad.)

Homenaje al poeta Federico García Lorca en Madrid

RECITAL ESPECIAL LORCA EN EL CAFÉ FIGUEROA EL SÁBADO 19-12-2009 A LAS 20.30, CON LA PARTICIPACIÓN DEL POETA MIGUEL MENASSA. C. AUGUSTO FIGUEROA N.17


viernes, 11 de diciembre de 2009

Celebración

Decir, en contra de mí mismo, me hará bien, escribiré mejor.
M.Menassa.

En este camino, lleno de otros caminos,
caminar es la única consigna,
caminar con los ojos cegados
hacía el sol del vuelo humano.

Donde pensé no poder,
el hombre me llamó en repetidas ocasiones
para hacerme capaz
con una carne alejada de la orilla,
vida que desde entonces discurre en papel y mirada.

Antes de cada acto nuevo y siendo cada día
un acto nuevo el que inauguramos
nuestro mundo ya dió otra vuelta
y fue ese movimiento todo su cometido.


Aquí estoy mundo, un reto inalcanzable para tus manos.

Elena Conchello.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Sueño IV

El vendaje era preciso para escribir con violencia
y no derramar ninguna transparencia en lo dicho,
era preciso construir una cárcel,
donde no se escucharan las cadenas
a través del eco de las puertas.
El vendaje me fue revelado en la incursión poética,
en su amalgama de bocas sedientas y el vaso a su alcance lleno.
El vendaje se repetía en torno a mí y sin mi presencia,
estaba en todo lo dicho, sin que quedara inscrito en mis huesos
ni ninguno de mis sueños.
El vendaje fue preciso como herramienta quirúrgica,
como bozal anestésico,
para calcular mi caída y asimilar
lo dicho, lo imposible, lo insoñado.


Elena Conchello.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Sueño III

En la cubierta del cielo mis velas se agolpan
con el sigilo de la tristeza.
Lloro por la tarde, donde dejé partir un pensamiento de amor
y me cupieron diez pensamientos de distintas razas y especies.



Elena Conchello.

Poema del poeta griego Arquíloco

Corazón, corazón, si te turban pesares
invencibles, ¡arriba!, resístele al contrario
ofreciéndole el pecho de frente, y al ardid
del enemigo opónte con firmeza.
Y si sales vencedor, disimula, corazón, no te ufanes,
ni, de salir vencido, te envilezcas llorando
en casa. No les dejes que importen demasiado
a tu dicha en los éxitos , tu pena en los fracasos.
Comprende que en la vida impera la alternancia.


Arquíloco.


Del libro, "Líricos griegos arcaicos" Autor: Juan Ferraté. Ed.Acantilado.

Líricos griegos arcaicos de los siglos VII y VI a.C.

Si fuésemos sensatos, el que muere no nos ocuparía más de un día.

Siendo tan largo el tiempo de estar muertos, vivimos malamente pocos años.

No hay nadie sin reproche, ni sin daño.


Semónides.


Temo que sea faltándole a los dioses
como obtendré la estima de los hombres.


Ibico.



Se desvanece, cuando un hombre muere, todo el favor que le otorgaba el mundo.

Estesícoro.



Pues aquellos a quienes yo quiero bien, de todos son los que más me dañan.

Viniste, y yo te quería;
y helaste mi corazón encendido de deseo.

No sé qué hacer: mi pensamiento es doble.


Safo.



La muerte alcanza incluso al que evita el combate.

Sin pena los dioses hurtan las inteligencia del hombre.


Simónides.



Todo a un mortal se lo hacen su esfuerzo y su humano cuidado.

Te busco sin dejar de hacer presagios.

Pues de verdad, a ti te estrangula el amigo.


Arquíloco.


Quien quiera luchar que luche: se puede.

Otra vez quiero y no quiero y deliro y no deliro.


Anacreonte.



Del libro, "Líricos griegos arcaicos" Autor: Juan Ferraté. Ed.Acantilado.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Consejos a un escritor. Antón Chéjov.

No son los conocimientos los que luchan, no es la poesía contra la anatomía, sino los errores, esto es, las personas.


Su tarea es trabajar gradualmente, día a día, calladamente, estar preparada para los errores, que son inevitables, para los fracasos, en una palabra, mantener su línea artística, y que los demás cuenten las llamadas a escena. Escribir o interpretar un papel y ser consciente a la vez de que no haces lo que habría que hacer, es algo tan corriente, y para los principiantes, ¡tan útil!


Usted siente que no sale bien, pero no crea lo que siente, es una falsa impresión.


¡Jóvenes, no se desanimen!
Por supuesto que hace mal en ser vago y escribir poco. Usted es un "principante" en todo el sentido de la palabra y no debe olvidar, incluso amenazado de pena de muerte, que cada línea de hoy constituye el capital del futuro.

Sueño II

He escuchado a un muerto desde la cabina de mi cuarto
fundidos los lenguajes, el vivo no sabe responder.
El muerto pretende descorchar las botellas en su aniversario
aquellos años en que yo olvidé su decir
y el modo en que finalmente se fue callando.
El muerto no es trágico, ni querido,
es un muerto que sigue en pie persiguiéndome en el sueño.
Al muerto le florecen sus hijos, sus generaciones
que ya nunca le besaran su rostro.
A veces cuando le desdibujo, su tez se asemeja en el espejo a mi tez y su frío al frío de mis huesos.
Y me digo:
Solo no es querido lo que ha envejecido y en su presencia la luz se mantiene intacta.


Elena Conchello.

martes, 24 de noviembre de 2009

Recital La Fábrica de Poetas. 21 de Noviembre del 2009.




Noche poética en el corazón de Madrid,con el acompañamiento musical de Kepa Ríos y la generosa acogida en los Diablos Azules. Gracias a todos por compartir este encuentro. Gracias a Grupo Cero y en especial a la coordinadora de los talleres de poesía Alejandra Menassa.

Si es posible el poema es posible la vida.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Sueño I

Apocado con la tristeza arrugada en sus gestos.
Yo todavía, ojos que no se abren.
Él me pregunta sobre mi vida sentimental.
No contesto.
Desea amar lo que ya no es, sino su piel muerta.
Quizás mi mujer esté esperando todavía.
Él quiere dar un golpe en la mesa definitivo.
Muerte, Sexo, Amor.
Cualquier estrategia le da el mismo resultado.
A él le gusta que sus palabras sean tratadas con delicadeza.
Desliza el habla contestando lo que no le pregunto,
escucho sus señales y me detengo, hasta la próxima.


Elena Conchello.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Misiva.

No quiero el celo con que la mujer llora
ni la arruga de sus pañuelos, ni su saliva amarga.
No quiero el deterioro en las muecas de la alegría
sino la flexión olímpica en sus juegos.
No quiero el inmenso cansancio con que atrapamos las horas
y ellas fieles verdugos nos asesinan.

Quiero el constante goteo donde el tiempo respeta
tus quehaceres y las cimas de tu lenta conquista.
Quiero gastarme la vestimenta y ser la desnuda palabra abierta a la tierra con vida.
Quiero recordar al hombre, como si nos tuviéramos de la mano conversando y aceptar temblar en los misterios humanos.


Elena Conchello.

martes, 17 de noviembre de 2009

Fui.

Nada me retuvo. Me liberé y fui.
Hacia placeres que estaban
tanto en la realidad como en mi ser,
a través de la noche iluminada.
Y bebí un vino fuerte, como
sólo los audaces beben el placer.


Konstantino Kavafis.1913.

La rosa que cruje.

Violenta portadora del compromiso.
Deshojarte prepara al eterno descanso.
Una a una se quedan tus espinas en los dedos del ausente.
¿Cuántas historias de amor tuvieron su final
con la gota derramada al contacto de la lengua?
¿Cuántas manos se hicieron cicatriz de tu nombre en otros idiomas
y sin embargo, te crearon distinta en el esfuerzo del lenguaje?

Quizá la rosa sea, el empeño de un hombre que terminará por volar.


Elena Conchello.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Cuando aparezcan.

Trata de asirlas, poeta,
aunque no consigas retenerlas,
esas visiones eróticas.
Trata de asirlas, poeta,
cuando aparezcan en tu cerebro
a medianoche, o en el brillo del mediodía.


Konstantino Kavafis.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Poesía es respirar en la herida. Leopoldo de Luis.

En este Dios mutilado,
transformo la vida en imágenes.
Zancadilla de arena y ternura
donde acunados fuimos mortales en el beso primero.
Qué miedo la soledad sonora,
cuando su rumor se escucha en un corazón sin paredes.


Elena Conchello.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Desdicha

Un día comprendió cómo sus brazos eran
solamente de nubes;
Imposible con nubes estrechar hasta el fondo
un cuerpo, una fortuna.

La fortuna es redonda y cuenta lentamente
estrellas del estío;
hacen falta unos brazos seguros como el viento,
y como el mar un beso.

Pero él con sus labios,
con sus labios no sabe sino decir palabras;
palabras hacia el techo,
palabras hacia el suelo.
Y sus brazos son nubes que transforman la vida en aire navegable.


Luis Cernuda.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Y desabrocharme.



Y desabrocharme la palabra,

crecer de blusa entre mis pechos.


Nombrar la arcilla que dibujando se ha secado

en pájaro de travesía y luciérnaga metódica.


Desplegar las pieles,

cuando son tantos los recodos

de donde los labios se han marchado.


Elena Conchello.
Cuadro. Sol Ardiente de Junio. Lord Frederick Leighton.