martes, 17 de noviembre de 2009

Fui.

Nada me retuvo. Me liberé y fui.
Hacia placeres que estaban
tanto en la realidad como en mi ser,
a través de la noche iluminada.
Y bebí un vino fuerte, como
sólo los audaces beben el placer.


Konstantino Kavafis.1913.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada