domingo, 21 de marzo de 2010

Sueño XIV (Día de la Poesía)

No me daba dolor crecer y entonces crecí, crecí hasta envejecer.
M.O.Menassa.

Donde mi naturaleza se detiene a ensayar
el sigilo de las manos muertas,
tengo frío.

Me acuesto con pieles sepultadas
y mis médulas se convierten en témpanos de vidrios.
Me romperé en la madrugada
cuando repare el delito en mis venas.
Me romperé amor, en la carne humana
con el vértigo de puntillas
palpitando de deseo.

Afronto el encarnado tinte de la tarde
y los espejismos grabados de fantasmas.
En el recodo de este jardín tienes,
néctares, aromas extenuados
como caen los besos de un muerto.
Cartas de un esfuerzo entregado
y secretos verdugos.

Rompo el cautiverio de tu regazo
y me desabrocho el vestido
mientras te toco en un idioma de manos pequeñas.


Elena Conchello.

21 comentarios:

  1. [... como se a tinta da letra em poema, pudesse tornar-se um pouco da nossa própria carne]

    um imenso abraço,
    em poesia, Elena

    Leonardo B.

    ResponderEliminar
  2. Un gran poema que he disfrutado con varias relecturas. Las imágenes, preciosas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Crecer siempre es romper un cautiverio; desabrochar. Impacta ese final de manos pequeñas.

    saludos desde bs as.

    ResponderEliminar
  4. Estuve aquí ayer y volví hoy. Después de leer esto parece un poco tonto comentar. Volveré a lerlo más veces. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Son minutos preñados de rubor y deseo
    La fértil dureza vislumbra los fronterizoa óleos
    Separados solo por una ficción
    Que alguien, sabio, anidó
    Como propuesta, Invitación, trazo,
    Casi adicción,
    de azarosa piel , adicción.

    Entonces tus pestañas se convierten en patria
    Tus pupilas en elegante destino
    Tu aroma en alimento de huérfano
    Tu presencia, bálsamo cosido a mis cicatrices.
    Casi feliz sollozo.

    De quién buscó el secreto de la máscara invisible
    Y encontró alguien que no necesita esconderse.

    ResponderEliminar
  6. Si no te importa, me gustaría que mi próxima entrada en Arte y Poesía fuese este poema con una pintura mía. Un abrazo. No es que lo entienda bien...es que me gusta, me parece muy bueno...

    ResponderEliminar
  7. Magnífica idea, estos poemas son materia viva, lenta artesanía, no encuentro otro lugar mejor que con tus creaciones, te lo agradecerán eternamente la poesía y mi persona.

    Un beso, Mateo.

    ResponderEliminar
  8. Tejido en el abdomen como cuerpo extraño.
    Naturaleza muerta en el temblor del suspiro.
    Reserva y sonrisa
    y una corriente de
    párpados estremecidos.

    Después lo que pasó, lo ignoro,
    sólo sé que me escondí
    y no pude alejarme de la orilla,
    de un oleaje embravecido
    en la ráfaga violenta del instante.

    Arremetida me envolví en tejidos,
    ropajes transparentes
    sentí frío toda la noche,
    arderían mis palmas
    si no te encontraba en las formas plurales
    de mis labios, en el desliz de una fortuna.

    Atrapado y mudo, te deshice en mi boca.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido Néstor, qué buena la apreciación sobre el crecimiento y el paso del tiempo; "Crecer siempre es romper un cautiverio; desabrochar"

    Es curioso la primera entrada que hice en este blog, fue con un poema titulado, Y desabrocharme, la palabra gesta más vástagos...un abrazo, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Casa de Poesía, Poesía es la casa del ser, un beso.

    ResponderEliminar
  11. José Antonio, agradadecida por tus palabras, aquí seguimos a la caza de visiones, al escrutinio del sueño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Leonardo, sobre lo que apuntabas, me hizo pensar que el lenguaje nos hace una piel de tacto diferente, las palabras nos dan cuerpo, nos increpan una búsqueda.

    Gracias,compañero.

    ResponderEliminar
  13. Metáforas certeras dentro de una poética cuyos hallazgos nos remiten a la vena confesional del surrealismo.
    Te linkeo.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  14. Elena...

    siempre un gusto saludar a alguien que arriba a mis letras y me da la oportunidad de conocer su casa... gracias!!!

    me empapo en tus letras amiga!!!

    hermosos días!!!

    beso!!!

    ResponderEliminar
  15. Bienvenido Jorge, gracias por abandonarte en este rincón, ventana creativa para el ojo que la habita.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Ursula, por encontrarme y por quedarte, es un placer tenerte entre mis compañeros y lecturas poéticas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Si el poema es bueno, el final es sensacional. Me encantó leerte.

    Un beso y hasta pronto

    ResponderEliminar
  18. Hola Elena,

    Qué bello sueño y que belleza escribirlo. tiene una fuerza extenuante.

    Especialmente me quedé prendada con:

    "Me acuesto con pieles sepultadas
    y mis médulas se convierten en témpanos de vidrios.
    Me romperé en la madrugada
    cuando repare el delito en mis venas.
    Me romperé amor, en la carne humana
    con el vértigo de puntillas
    palpitando de deseo".

    Precioso.

    Bss
    Mónica

    ResponderEliminar
  19. Hola Carlos, bienvenido, estuve por tus páginas, buceando, me quedé leyéndote... un beso, y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Mónica, un placer tenerte aquí hoy, gracias por tu lectura, sigamos creando belleza...un abrazo, linda.

    ResponderEliminar