sábado, 4 de septiembre de 2010

In the end

Vivir acompañado no es un consejo,
es la única manera de vivir...

M.O.Menassa.



He cortado las trenzas
de los frutos maduros del árbol,
tendida en el rincón celeste del valle
la sonrisa hace mella
galopa montada a través de las horas,
quién sabe dónde.

Quieta puesta de sol
que cruza la embarcación de un poema desnudo.
Quieta respiración
surcando el camino de vuelta
hacia ninguna parte.
Hoy continuaré,
sin previsión meteorológica
sin cartografías,
en las puestas de sol construidas.


Elena Conchello.
Cambridge.

8 comentarios:

  1. Gracias compañero, el aforismo le da sentido,una nueva forma de construir las palabras con los otros.

    Gracias por estar hoy, aquí.

    Hasta pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que hay felicidad, Elena.
    Tus metáforas e imágenes son siempre sugerentes pero a veces no fáciles.
    Eres una viajera intrépida: una aventurera en el camino de la vida y la poesía.
    Ayer te estuve viendo en algunos videos recitando.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Encontrate otra vez entre palabras me llena de gozo. Bellísimo poema Elena, cada uno de nosotros construye su propia Ítaca.

    Un abrazo fuerte.

    Manuel

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mateo, una alegría tu lectura y tus palabras, en esta ventana que se abre al mundo y le habla...

    Un abrazo, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Manu, hermosa Itaca en la que te encontré.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. En esta puesta de Sol tan hermosamente suya dejo mis ojos compañera, para quemar las naves de este día que comienzo agarrandome a sus versos como el rocio al alba. Mis alas necesitan de poemas como estos. Gracias compañera. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Compañero Juan Antonio, tu mirada en esta barca, impulsa su navegación aún más lejos, hacia nuevos amaneceres compartidos.

    Agradecida por tu caricia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar