miércoles, 5 de mayo de 2010

Sueño XXI

Escribir es más difícil que morir.
M.O.Menassa.


Al fondo de la tela del silencio
donde no traspasa la luz el enjambre de preguntas
abortan sobre mis labios las dulces divagaciones.
La salida es una forma de entrega
hacia el camino sin retorno,
dar un salto sin trapecio
ni equilibrio.
Ante los andenes del horizonte
me apeo del de la tristeza y su impaciente arruga
¿por qué querría viajar, si el viaje crece adentro
con una maleta sin equipaje,
tan sólo, con las formas del alma borradas?
¿por qué querría concluir la belleza en el error más humano?

Llegan todos los trenes a su estación
al reloj donde nuestra esperanza,
no espera cancelaciones, ni cambios de última hora.
Para mirarnos no hacen falta coartadas,
mis besos prefieren borrarse en labios sencillos,
sin garantías, ni contratos.
La vida rueda en mi libreta, en mis medias,
idioma de los que nadan sin arribar a ninguna orilla.


Elena Conchello.

15 comentarios:

  1. Precioso Elena, para dejarse llevar a la deriva en tus versos, ¿quién quiere brújulas? Sin rumbo, como en las buenas conversaciones. Me encantó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan esas pinceladas de metáforas que obligan a varias relecturas.
    Una estación donde hay trenes que no llevan a ninguna parte. como en un sueño.
    Un placer la lectura.

    ResponderEliminar
  3. HOY TENGO UN PERO: no a tu poema que seguiré leyendo y que creo que es muy bueno. Tu escribes muy bien, pero morir bien no creo que sea fácil, como no lo es vivir bien -y no me refiero a comodidades-. Morir es muy difícil, morir bien dificilísimo -mi gran objetivo-. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. esto es exribir y lo demas nada, joder que bien lo haces espero algun dia acercarme a tus lestras y contar lo que tu cuentas de la misma manera o parecia me gusta mucho.

    enhorabauena por tus palaba com de costumbre me sorprendes. un gran abrazo amiga mia.

    www.falsaio.org.

    ResponderEliminar
  5. Es la sombra luminosa que se desprende
    De una sonrisa cínica coronada
    Por la insusual caridad apagada
    De aquel que vierte veneno con la mirada.

    Es el futuro recordado o quizás
    Es el pasado imaginado o quizás
    Es el presente, sólo el intenso y recio presente
    De quién no espera nada más que el sabor de tus labios.

    Soy lo que nunca supe.
    Sabes como siempre quise ser.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Paloma, por tus palabras,por tu lectura, sin brújulas, sin cartografías, abandonándonos...un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como siempre José Antonio, muy agradecida por tu presencia, por estar en el poema y continuar viajando a ninguna parte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Escribir es más difícil que morir, para mí, significa que en ese esfuerzo del hombre por hablarse, por decirse y comprenderse, la escritura ofrece un ejercicio continuado hacia
    la transformación de un hombre más humano, no frívolo, no áspero, mortal, limitado.

    Morir lo hacemos todos, pero escribir...

    Gracias amigo, por la posibilidad de conversar, de hablar en tu compañía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Falsario, gracias por tu entusiasmo, escribir es difícil, pero si lo hacemos, siendo leídos y dejándonos leer por los libros, el modo de lograrlo se convierte en un trabajo placentero...

    Gracias por tu visita amigo, un beso.

    ResponderEliminar
  10. "Soy lo que nunca supe.
    Sabes como siempre quise ser."

    Sólo los navegantes,
    llevan acuestas un tiempo
    con tan poca mercancía,
    deshecho en trizas de papel,
    y quemaduras en las lágrimas.

    Has pasado, has llegado,
    de punta a punta
    a la velocidad de una palabra,
    que se dice sin ser escuchada.

    Eras una almohada, una alfombra,
    eras cada sábana que descosía nuestro abrazo
    en la madrugada y se alejaba de mi orilla.

    Eras ese definitivo golpe,
    esa esquina todavía en la sombra.

    ¿Desde dónde nos mira el presente?
    ¿Desde dónde se contempla mejor?

    ResponderEliminar
  11. Me expliqué mal. Sé lo difícil que es escribir con ese profundo sentido que reinventa y recrea a la persona: lo valoro y envidio esa cualidad y sabes que admiro y disfruto tu escritura.
    Pero morir, aunque todos lo hacemos, no se hace bien: creo que hacerlo bien sería algo así como transfigurarse voluntariamente...como emprender un nuevo viaje a una dimensión desconocida. Hacerlo serena y bellamente, como lo hace el sol en su ocaso...Un abrazo.
    Soy un romántico, un soñador, un loco.

    ResponderEliminar
  12. "Escribir es más fácil que morir" ... casi nada

    ResponderEliminar
  13. Para escribir bien, también hay que saber entender bien (por alusiones). Un afectuoso saludo, Soledad.

    ResponderEliminar
  14. Morir bien es matar el ego y vivir en el espíritu, como escribir bien se supone que es aprender a cultivar el espíritu. Un cálido abrazo para las dos. Vuelvo a comentar porque en el anterior creo que había un innecesario tono malhumorado.

    ResponderEliminar
  15. Hola Elena,bella poesía,íntima,gracias por compartirla,te encontré en un blogg común,si te gusta la poesía te invito al mio,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    será un placer,buenos días, gracias, besos

    ResponderEliminar