jueves, 25 de febrero de 2010

Sueño VIII

Es inútil buscar lo que no nos pertenece
los días, las íntimas pasiones con el espectro.
Si fuera otra, no buscaría inexistentes besos en la niebla.
No profundizaría donde el temblor es insoportable,
este saberse fuera de lo perdido,
esta húmeda palabra de reencuentros sellada.


Elena Conchello.

13 comentarios:

  1. Un poema muy bien logrado Elena, posee la "difícil sencillez" de la que tanto nos habló Juan Ramón Jiménez, unas imágenes muy bellas además.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Elena,
    Lo mejor que se ocurre decirte,
    es desearte precisamente eso,
    lo mejor
    Te deseo lo mejor Elena,

    lindo espacio colaborativo.

    Gaspar.

    Novato de letras

    ResponderEliminar
  3. Me alegra volver a poder leer cosas tuyas -echaba de menos tus palabras-. Todo lo que ha ocurrido una vez ocurre para siempre. Lo que te podría decir sobre lo escrito ya lo han dicho: hermosamente sencillo. También te deseo lo mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Juan Carlos, agradezco tu atención y tus palabras, a veces lo sencillo no es susceptible de ocupar el espacio que se merece, seguiremos trabajando a favor de esa corriente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido a este ventana Gaspar, la mejor condición es la de novato frente a los acontecimientos, dejarse abandonar y tocarlo todo.

    Un abrazo, hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Mateo a mi también me alegra seguir construyendo esta casa para embellecer el transcurso de los días, ¡maravilloso!, el hombre todos los días nace y muere...un abrazo amigo y gracias por tu persistencia.

    ResponderEliminar
  8. Precioso el poema! Dice mucho en tan solo unos versos!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Elena:
    Me quedo en "esta húmeda palabra de reencuentros sellada", hermosísimo verso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Rosa, bienvenida, gracias por dejar tus palabras, hasta la próxima, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Isa por tu visita, me paso a leerte, un beso.

    ResponderEliminar
  12. Duelen tanto los silencios abarrotados
    Las pupilas apagadas por dolientes sucesos
    Siembras de muerte la desdichada fé
    De los que nacimos creyendo en ti

    Juego torpe de naipes soy
    Mas mis cartas buscan tu destino
    Donde los ebrios susurros
    Componen apagadas canciones de amor

    ResponderEliminar
  13. Bienvenido brisadelnavegante, hermosa composición y contenido, de un poema a otro engarzados por la escritura, no dejemos de creer en ella, pues ella nos transforma.

    Como decía el poeta Leopoldo de Luis, "poesía es respirar en la herida".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar